Los aumentos en tarifas afectarán a aquellos usuarios de ingresos medios y bajos. Para casi 7 de cada 10 hogares, los topes de consumo subsidiado ahora serán más bajos. Podrían superar el 200% para la clase media.

El Gobierno nacional oficializó los detalles de la quita de subsidios a tarifas de energía que comenzará a regir en junio. Todos los usuarios, sobre todo los de ingresos medios y bajos, pagarán más caro por la luz y el gas que utilicen, pero también tendrán topes de consumo subsidiado más bajos.

Los usuarios residenciales podrían recibir aumentos que, en algunos casos, superarán el 155% para la energía eléctrica según las estimaciones privadas y los cálculos oficiales. En el caso del gas, las subas son más moderadas: de hasta 30% respecto a las boletas anteriores.

De todos modos, ningún usuario residencial, comercial e industrial pagará el costo pleno de la energía consumida por lo que todos serán subvencionados.

Aumentos en tarifas de la luz

Por la segmentación de subsidios actual, existen tres tipos de hogares: los de ingresos altos (N1), ingresos bajos (N2) e ingresos medios (N3). Los N2 y N3 cubren solo una pequeña parte de lo que consumen, que es uno de los ítems de las facturas, además del costo de transporte, distribución e impuestos nacionales, municipales y provinciales.

La Resolución 92/2024 de la Secretaría de Energía llevó el Precio Estacional de la Energía (PEST) para el período mayo-octubre a $71.411 por megawatt hora (MWh). Los N1 al igual que comercios e industrias, pagarán $57.214 el MWh. Los N2 tendrán una bonificación del 71,9% y los N2 del 55,9% sobre ese precio en la factura. Estos dos últimos segmentos pagaban el 4% y el 3%, respectivamente, del valor vigente hasta abril.

A modo ilustrativo de las boletas finales, la Secretaría de Energía de Eduardo Rodríguez Chirillo realizó una estimación de incrementos considerando consumos promedios residenciales de 260 KWh:

  •  N1 pasará de $24.710 a $30.355 (22,8%).
  •  N3 pasará de $6.585 a $16.850 (155,9%).
  •  N2 pasará de $6.295 a $12.545 (99,3%).
  • Nuevos topes de subsidios para electricidad

    Por otro lado, la Resolución 90/2024 que publicó Energía dispone nuevos topes de consumo con subsidio. Eso implica que los usuarios N2 y N3 que excedan esos límites, pagarán más caro por la electricidad y las boletas podrían ser incluso más pesadas.

    “Para la demanda de usuarios categorizados en el Nivel, 2 el límite del consumo base se fija en 350 kWh/mes”, dice la norma. Este segmento no tenía tope de consumo con subvenciones con el esquema que regía desde 2022 y que el Gobierno modificó este miércoles. Para las zonas frías el límite será de 700 kWh/mes.

    “Para la demanda de usuarios categorizados en el Nivel 3 (con excepción de los usuarios incluidos en el Artículo 2° de la presente medida y por el período allí establecido), el límite del consumo base se fija en 250 kWh/mes”, consignó la resolución. Estos hogares tenían subsidiado hasta 400 KWh hasta esta nueva medida. Para las zonas frías será de 500 kWh/mes.

  • Tope de consumo para subsidio nacional de 350 kwh para nivel 2 (nunca tuvo tope) y el excedente paga igual al nivel 1.
  • Modifica el Tope de consumo de subsidio nacional a 250 KWh para el nivel 3 (antes era 400 KWh) y el excedente paga igual a nivel 1.
  • Último plazo de inscripción en el RASE de 60 días para todos los usuarios casa/habitación. Si están inscriptos no hace falta volver hacerlo.

Aumento en tarifas del gas

A través de la Resolución 91/2024 también se establecieron aumentos en tarifas de gas natural en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) a trasladar a las tarifas finales. El PIST es el precio del gas que consumen los usuarios, cuyo costo para el período mayo-octubre es de USD 3,29 promedio por millón de BTU (unidad de medida británica para el gas).

Los usuarios de N1 (altos ingresos) pagarán USD 3,29 promedio por millón de BTU. Sin embargo, se estima que el precio del gas en invierno está en torno a USD 5 por millón de BTU, por lo que seguirán subsidiados.

Los usuarios N2 tendrán una bonificación del 64% sobre el precio que pagan los de altos ingresos, es decir cubrirán USD 1,18 por millón de BTU. Hasta abril abonaban USD 0,8 por millón de BTU, por lo que pagarán casi 55% más caro por el gas.

Los residenciales N3 tendrán una bonificación del 55% sobre el PIST, por lo que solo pagarán casi USD 1,81 por millón de BTU. Hasta abril pagaban USD 1,1 por millón de BTU, lo que implica una suba del 64% en ese concepto.

La resolución unifica los topes de consumo para los usuarios de ingresos bajos y medios en 41 metros cúbicos por mes: “Durante el Período de Transición, desde el 1º de junio hasta el 30 de noviembre de 2024, para los consumos de gas natural por red, se extienden a los usuarios incluidos en el Nivel 2, los topes de consumo establecidos para los usuarios del Nivel 3 en la Resolución Nº 686 de fecha 5 de octubre de 2022 de la SECRETARÍA DE ENERGÍA del MINISTERIO DE ECONOMÍA (”consumo base”).

Consumos

Los consumos realizados por encima de los ‘consumos base’ se considerarán ‘consumos excedentes’ a los efectos de la bonificación a aplicar al componente Energía que será trasladado a las tarifas”. Vale recordar que por el excedente se pagará sin subvención, es decir USD 3,29 por millón de BTU.

A modo ilustrativo de las boletas finales, la Secretaría de Energía realizó una estimación de incrementos considerando consumos promedios residenciales:

  • N1, con un consumo promedio de 149 m3, pasará de $25.756 a $28.142 (9%)
  • N3, con un consumo promedio de 171 m3, pasará de $24.465 a $26.865 (9%)
  • N2, con un consumo promedio de 159 m3, pasará de $15.638 a $20.797 (32%)

Registro de acceso a los subsidios a la energía

Los usuarios que se anotaron en el Registro de Acceso a los subsidios a la Energía (RASE) para pedir el subsidio no necesitan volver a inscribirse. Quienes no lo hayan realizado, aunque perciban asistencia, en un plazo de 60 días quedarán excluidos.

Es importante entender que los fuertes aumentos del primer cuatrimestre, en torno al 350%, se dieron en dos componentes de la factura: el transporte de la energía y la distribución. Según se oficializó la semana pasada a través del Decreto 465/2024, la Secretaría de Energía avanzará sobre el porcentaje que pagan los usuarios del costo de generación, que para la electricidad se conoce como Precio Estacional de la Energía (PEST) y para el gas natural es el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST).

Es en ese último punto en donde se canalizan las subvenciones que paga el Estado argentino sobre la diferencia entre el “costo real” de la energía y lo que abonan los usuarios. El Tesoro compensa a los generadores con transferencias que realiza a través de Cammesa, la administradora del Mercado Eléctrico Mayorista.

El Gobierno busca una sintonía fina entre el equilibrio fiscal y apuntalar la desaceleración de la inflación, en una época en la que los precios de la energía suelen ser más altos. Es por eso que también preparan un nuevo sistema de indexación mensual para transporte y distribución en base a expectativas de inflación futura del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente  Infobae