Agentes de conservación del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables lograron desarticular estructuras clandestinas montadas por cazadores furtivos en la zona de las 2000 Hectáreas de Puerto Iguazú durante un operativo realizado el pasado sábado.

En el marco de tareas de prevención de delitos ambientales, guardaparques del Parque Provincial Puerto Península y guardafaunas localizaron un sendero o trillo que se internaba unos seis kilómetros en la espesura del monte. Al transitar por él, los efectivos dieron con tres sobrados o esperas construidos sobre el árbol conocido como “obeña”, estructuras típicamente utilizadas por cazadores furtivos para acechar y abatir animales silvestres.

Las precarias instalaciones fueron inmediatamente destruidas en el lugar por los agentes a fin de desarticular este foco de caza ilegal que amenaza la biodiversidad de la región.

Desde el Ministerio de Ecología recalcaron que continuarán reforzando los operativos de control y vigilancia en las áreas naturales protegidas para prevenir y combatir estas prácticas depredadoras que atentan contra la preservación de la fauna autóctona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MOL