También es mucho más barato que un ambientador comprado en una tienda.

Preparar comida, cepillar al perro, limpiar una bebida que se ha derramado. Ya sabes, siempre hay algo…

Olor a humedad

Cuando entras a tu propia casa, por lo general no huele mucho fuera de lo común. Se llama ceguera a los olores. Sin embargo, eso no significa que tu casa no esté llena de olores extraños, o al menos olor a humedad. ¿Quieres dar a tu hogar un olor agradable? Por supuesto, puedes comprar un ambientador en la tienda, pero inhalar esos vapores no es tan saludable. ¡Afortunadamente, hay otra forma!

Limón y romero

¿Tienes limón y romero por la casa? ¡Bien! Porque esto es exactamente lo que necesitas para hacer tu propio ambientador. Lo bueno de esto es que no es caro y que puedes estar seguro de que tu ambientador casero huele realmente bien.