Se tarda alrededor de dos horas en poder trasponer el puente San Roque González. Ayer habilitaron algunas casillas más pero la demanda se mantiene constante.

Desde la habilitación del corredor internacional entre Posadas y Encarnación, la cantidad de personas que trasponen el puente San Roque González de Santa Cruz se ha ido incrementando con el pasar de los días.

Así, del cupo de 890 personas inicial debió pasarse a 1.600 y, desde el pasado lunes, a 5 mil diarias para ir cubriendo esa demanda que evite varados del lado paraguayo. Cabe destacar que, para la salida de la Argentina, no hay límite de cantidad de personas como sí lo hay para ingresar desde Encarnación.

La principal queja de quienes retomaron el tránsito vecinal fronterizo, es la demora que se tiene para cumplimentar el control de Migraciones y Aduanas (esta última suele revisar si se traen mercaderías o la documentación del automóvil).

En la cabecera argentina, al retorno del Paraguay, explicaron que se tarda alrededor de dos horas en poder trasponer la casilla migratoria nacional.

De hecho, destacaron que incluso el personal de Salud Pública de la provincia se adelanta en la cola de vehículos sobre el viaducto, con el fin de ir controlando la presentación de exigencias del pasaporte sanitario como PCR, calendario de vacunación o necesidad de realizar el test de antígenos para buscar una agilización.

Con el regreso del servicio de transporte internacional de pasajeros, los vecinos de uno y otro lado del río Paraná temen que la espera se incremente.

Ayer, a partir de las colas de tensa espera, Migraciones decidió habilitar un par de casillas más. Pero la demanda es constante y siguen resultando insuficientes para soportar las altas temperaturas arriba del puente.

 

Fin de semana el cupo se podría completar

El jefe del puesto de Control Migratorio de Encarnación, Blas Arzamendia, contó que el miércoles pasado -a pesar del regreso del transporte de pasajeros internacional – no se completó el cupo de 5 mil ingresos a la Argentina. Sin embargo, en comunicación con Radio República, advirtió que “un fin de semana con buen tiempo, es probable que se llegue rápidamente a cinco mil personas, el cupo se llene y los buses deban esperar hasta la hora 0 para ingresar”.

Recordó que “todos los buses que vienen, sean de larga distancia o transportes particulares, suman para el cupo. En el caso que sobre pasen las cinco mil personas, creería que habrá un trato preferencial. Supongamos que haya dos o tres buses esperando para cruzar y se llenó el cupo, no sería tan justo. En el momento, cuando suceda, se dará una solución al respecto”.

El miércoles, “el primer bus pasó cerca de las 18 y alrededor de las 21 terminaron de pasar los cuatro que vinieron. Son unos 200 pasajeros con destino a la Argentina y tuvimos aproximadamente unos 80 pasajeros que ingresaron al Paraguay. Es una buena dinámica para el reinicio del transporte internacional. Creemos que para el fin de semana se irá incrementando”, precisó.

Preguntado si hubo problemas con el cumplimiento de las normas sanitarias, Arzamendia respondió: “No tuvimos notificación de inconvenientes de ninguno de los dos lados. Todos vinieron con los protocolos que exigen ambos países y es un indicador que va a funcionar. Y que vamos a retomar la dinámica de siempre”.

En cuanto a los ingresos de argentinos a Paraguay, sostuvo que el promedio es de 800 a mil personas por días vía el corredor turístico.

Consultado por el movimiento de paseros entre ambos países, Arzamendia sostuvo que se da “en un número importante. Están pasando tanto los argentinos como los paraguayos”. Y recordó que “en esta zona fronteriza, fueron bastante golpeados” en su actividad con el cierre de las fronteras.

 

Exigencias

El jefe de control migratorio en Encarnación, Blas Arzamendia, recordó las exigencias que tiene su país para los argentinos.

“Por 24 horas, para entrar hasta Encarnación, se necesita la vacunación completa o test de antígenos. Una de las dos. Pero, quien se va a quedar por más tiempo o va a ir a Asunción por dar un ejemplo, sí se debe llenar en el Ministerio de Salud la ficha del viajero con todos los datos que allí se van solicitando. Eso genera un código QR que se presenta en el teléfono o se puede traer impreso, PCR o test de antígenos y con su doble dosis de vacunas. Así se ingresa sin inconvenientes”, dijo.

Si no se tiene vacunas, se puede presentar PCR o test: “las vacunas son importantes pero no excluyentes para estos casos”, indicó.

 

Test pago: “No se notó una caída”

El jefe de control migratorio en Encarnación, Blas Arzamendia, explicó en Radio República que no hubo menor paso de personas desde Paraguay hacia la provincia de Misiones, a partir de la decisión del Gobierno de cobrar el test de antígenos a los extranjeros.

“No se notó un decaimiento del paso de personas hacia la República Argentina. Se mantuvo prácticamente el mismo número incluso con las inclemencias del tiempo. Cerca de tres mil personas pasaron a Posadas (el miércoles pasado). Y el test de antígenos estaba previsto que se cobrara desde un primer momento, solo que la buena predisposición del Gobierno provincial para la reapertura, tendió la mano y a todos se les hacía el test en forma gratuita. Pero eso tiene un costo”, indicó.

Fuente Primera Edicion