La Ivermectina es eficaz para frenar el virus en los infectados con COVID-19, también reduce las hospitalizaciones y muertes, además de acelerar la curación, según la primera parte de un estudio realizado en pacientes con coronavirus en Misiones.

Lo reveló el subsecretario de Apoyo y Logística del Ministerio de Salud doctor Carlos Báez, en declaraciones a Radio República. El funcionario reiteró que el remedio antiparasitario, de uso en animales y con una fórmula para seres humanos, no es preventivo ni antídoto contra el COVID.

Las pruebas con resultado positivo con el antiparasitario –en dosis más potentes de 6 a 18 miligramos- fue efectiva contra el COVID según el estudio realizado en la Argentina que publicó la revista científica E Clinical Medicine, del grupo editor The Lancet.

ivermectina

Se iniciaron a mediados de 2020 y en enero de este año comenzó la primera evaluación. El resultado fue que el 48 % de los pacientes que tomaron Ivermectina mejoró los síntomas de la infección en los primeros 7 días; y que el 80 % reaccionó entre ese día y el 14 del transcurso de la enfermedad.

Carlos Alberto Báez es el responsable de esta investigación y señaló a la radio que los pacientes infectados en Misiones reciben además el plasma de convalecientes y el suero equino. Las dosis arrancan con 6 miligramos y según el peso de los pacientes, se calculan 6 miligramos más cada 10 kilos del enfermo.

 

La explicación científica, según el funcionario, es que la Ivermectina actúa frenando el aumento de virus y su réplica en la sangre. “El virus entra, se establece dentro de la célula y se empieza a replicar. El remedio evita la entrada y la replicación, y nos quedamos con la cantidad de virus que entró y nos contagió; ese el efecto que se busca con la Ivermectina”.

 

El subsecretario a cargo de la investigación sobre el remedio en la provincia, aclaró que cada médico decide el uso o no de la droga. No se aplica a quienes tienen enfermedades en hígado y riñones, entre otras, además de las embarazadas y las mujeres durante la lactancia.

Se comprobó en Misiones “un resultado positivo dentro de los primeros 5 días; les damos Ivermectina en dosis importantes. Ya llevamos 6 meses y tenemos el resultado de 2.500 pacientes que han sido objeto del tratamiento” con el producto.

 

La provincia participa de la investigación que se realiza a nivel nacional junto a la provincia de La Pampa y ciudades como la bonaerense San Antonio de Areco. El 30 % de los participantes tenía más de 60 años y tuvieron una reacción positiva igual que las personas jóvenes.

 

“Tuvimos dos etapas con Ivermectina: a mediados del año pasado arrancamos probando, intentando o verificando si la Ivermectina podría ser una herramienta preventiva, profiláctica, para el coronavirus. Teníamos entonces una situación epidemiológica en la cual había poca o casi nula circulación viral”, explicó.

 

Por tal motivo, aclaró Báez, “nuestra población para estudiar fueron los trabajadores de la salud que tenían pacientes internados con coronavirus. Entonces, hicimos 8 semanas de medicación a un grupo de trabajadores de salud y a otro grupo se le suministró placebo, que no tiene ningún efecto”.

 

La ANMAT de la Argentina no autorizó aún el remedio contra el COVID.  Es de amplio uso en veterinaria y solo está autorizado para combatir los parásitos en humanos, con fórmulas adaptadas que venden las farmacias. Pero no evitan la infección. Solo actúa ante los primeros síntomas (fiebre, pérdida de los sentidos de gusto y olfato, dolor de cabeza, entre otros).

 

“Terminado el estudio a fin de año, comenzó su análisis a mediados de enero y resultó que la prevención no era el campo de la Ivermectina y no tuvimos resultados alentadores respecto a eso”, insistió Báez.

 

“Pero sí observamos que aquellos que se enfermaban de COVID  y tomaban Ivermectina la pasaban mejor, tenían menos días de síntomas, casi no no hubo internaciones”, señaló luego. Este poderío antiviral ya fue publicado el año pasado en Argentina, luego de un “trabajo sobre 45 pacientes con COVID en terapia intensiva y se certificó como concepto que tenía un resultado antiviral importante”.

 

“Ahora ya llevamos 6 meses y tenemos el resultado de 2.500 pacientes tratados con Ivermectina. Hicimos el seguimiento diario en los primeros 14 días y luego en la evolución para detectar los efectos. Recordemos que la Ivermectina hoy es bastante criticada por algunos respecto a la dosis”.

 

En cuanto a la dosificación señaló que “para que la gente tenga una idea, usamos 4 o 5 veces más de la que se usa como antiparasitario, partiendo de que en la Argentina se dice que en esa dosis tiene un poder antiviral”.

 

En los centros de salud de Misiones se usan pastillas de 6 miligramos “que fabricamos en nuestros laboratorios y los de 18 miligramos, que es la que compramos para tener mejor adherencia al tratamiento”. La cartera firmó un convenio con el laboratorio Elea, para la fabricación de dosis adaptables.

 

“Hay un porcentaje de gente que se asusta con la cantidad de pastillas y deja de tomar. Por día, durante cinco días, un paciente con 90 kilos debe ingerir 9 pastillas de 6 miligramos. Se toman todas juntas con un poco de contenido en el estómago para evitar malestares», señaló el subsecretario.

 

“Los primeros cortes que tuvimos en 300 pacientes mostraron una buena evolución y este martes presentamos al comité científico de la provincia nuestro primer resultado parcial, porque seguimos estudiante casi 900 pacientes”, dijo Báez.

 

“Podemos quedarnos tranquilos con 4 o 5 cosas: la primera que no produce daño, los mínimos efectos que se observaron probablemente son secundarios a la medicación, y desaparecieron al poco tiempo de suspendida la medicación, con muy pocos efectos adversos”.

 

El segundo punto a favor, mencionó, es que “la gran mayoría tuvo una muy buena evolución en los primeros 7 días; la mejora fue para casi el 70 % de aquellos que tenían síntomas al inicio del tratamiento, y ya habían desaparecido en más del 80 por ciento a los 14 días”.

 

Báez dijo que el fármaco figura en 7º lugar entre los aplicados a enfermos en todo el mundo. Más conocido por el uso veterinario, fue descubierto por el científico japonés Satoshi Omura, ganador del Premio Nobel por ese hallazgo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Misionesonline