Fue el pasado 9 de noviembre, cuando un jubilado se hizo acreedor de 3.905.868 pesos con la Quiniela Mini Poceada. El ticket fue confeccionado por el vendedor móvil N°402, Virgilio Antonio Brítez, quien es vendedor de juegos de azar desde 1972. Contó que en su larga trayectoria vendió varios premios destacados, como aquella famosa jugada de Quini 6 realizada en octubre de 1995 por un matrimonio local que repitió la jugada en Corrientes, resultando ambas ganadoras.
Actualmente, tiene su puesto frente a la Agencia N° 390, compartiendo con el espacio de ventas de diarios y revistas, ya que su salud le impide recorrer las calles de la Capital de la Alegría, como lo hizo toda su vida.
Ramón Mendoza, titular de la Agencia N° 390, manifestó su satisfacción al ver que, tanto su vasta clientela como sus vendedores logran beneficiarse con premios importantes, porque entiende que mejorarán su calidad de vida notoriamente.