Un 2 de junio, un inmigrante italiano tuvo que combatir junto a lo vecinos, balde en mano, el incendio de una tienda del barrio porteño de La Boca. En ese preciso momento, Liberti entendió que era necesario contar con un cuartel de bomberos voluntarios.

Gracias a su iniciativa, el 2 de junio de 1884 se creó el Cuerpo de Bomberos Voluntario de La Boca, bajo el lema “querer es poder”. Este cuartel se constituyó como el primero en Argentina. Así, esta fecha se toma como referencia para celebrar, en todo el país, el Día del Bombero Voluntario.

La mayoría de los cuerpos de bomberos pertenecen al servicio público y una minoría son privados. Pueden ser asalariados o voluntarios que trabajan de manera gratuita.

Además de su actividad principal que es combatir el fuego se dedican a la atención de incidentes con materiales peligrosos, manejo y control de derrames y desastres químicos, salvamento de personas, rescate en montaña, trabajos de altura y rescate en accidentes de tráfico entre otras.