El DJ y productor Guillermo Atencio contó su experiencia tras las autorizaciones. Admitió que, entre los trabajadores del sector, “deberemos buscarle la vuelta para que la fiesta sea entretenida”.

A casi dos semanas de conocerse las flexibilizaciones que dictó la Provincia para el regreso de los eventos sociales en salones de fiesta, hay personas con ganas de organizar un festejo aunque no tienen toda la información respecto a las autorizaciones como las exigencias.

El DJ y productor de eventos Guillermo Atencio habló de cómo tomó la gente la cuestión. Dijo que “la primera reacción fue de contentos porque había una necesidad de cumplir compromisos o sueños de quienes venían posponiendo su casamiento, su 15, su cumpleaños. Y un poquito de incertidumbre por esta normativa -que creo es muy acertada- adaptada a cada municipio en base a los salones que tiene y el factor ocupacional que es lo que varía de la regla general. De eso se están ocupando los salones de cada autorización”.

Además, opinó que “no hay un 100% de claridad, pero podemos empezar a trabajar con la autorización de cada municipio. Son protocolos lógicos y entendibles que nos permiten cumplir con los compromisos asumidos previos a la pandemia. Y para la gente que tiene la necesidad de celebrar, especialmente en fechas como un 15 que sino se pierde la magia aunque hoy se festejen los ´dulces 16´ de algunas chicas”.

Guillermo Atencio contó la experiencia propia del diálogo con quienes serán sus próximos clientes: “Hay un poco de confusión porque todavía no está cien por ciento todo claro. La gente se está informando y una vez que consigue el salón se va informando de cómo va a ser la fiesta y va hablando con los proveedores que algunos tienen información diferente sobre qué se puede hacer aunque manejamos básicamente las mismas reglas”.

Al ser consultados si hubo personas que avanzaron con la realización de fiestas, Atencio afirmó que “ya hay fechas establecidas. Hay que trabajar y cumplir los protocolos, que la gente no se desbande, el distanciamiento social, que los controles se realicen bien para que no se incrementen los contagios y que seamos el chivo expiatorio de nuevas medidas. Nos daba mucha bronca pasar por una cancha de fútbol los fines de semana con 200 personas corriendo y nosotros no podíamos tener a 80 con barbijos y otros cuidados”.

Finalmente, en el cambio de formas de diversión, admitió que “deberemos buscarle la vuelta para que la fiesta sea entretenida, no incentivaremos que se forme una pista de baile sino que se respeten las burbujas para el baile, con la distancia exigida entre mesas, ya la fiesta no será la ´normal´. Por ejemplo un vals será compartido con el entorno familiar mínimo y lo demás habrá que buscarle la vuelta para la aplicación de los protocolos”.
Fuente Primera Edicion