Las Elecciones 2021 tuvieron su punto cúlmine este domingo, con un nuevo cachetazo para el gobierno nacional, que al igual que en las PASO de septiembre, perdió en los principales distritos del país y equiparó fuerzas con la oposición en la Cámara de Diputados de la Nación. Además, Cristina Kirchner perdió el quorum propio en el Senado.

En estas Elecciones 2021, las urnas volvieron a expresar el descontento de la gente contra el gobierno nacional y tal como sucedió en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el Frente de Todos perdió en los principales distritos del país con los cual la composición en la Cámara de Diputados de la Nación quedaría pareja entre las principales fuerzas y en el senado, el oficialismo dejará de tener quorum propio.

 

El kirchenerismo perdió  en 15 provincias y fue derrotado en seis de las ocho distritos en los que competía por tres bancas del Senado en cada una, aunque recortaba de manera clara la diferencia que había registrado entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires en las primarias de septiembre pasado.

Según los datos oficiales, la Cámara alta quedaría con 35 legisladores, a dos del quórum propio. Los candidatos del gobierno nacional sólo habían ganado en Catamarca y Tucumán, mientras que las boletas de Juntos por el Cambio ganaron en Chubut, Corrientes, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y La Pampa.

 

Con ese resultado, la vicepresidenta Cristina Kirchner estará al frente del Senado en una situación inédita desde el regreso de la democracia, en 1983: el peronismo no tendrá mayoría propia y estará obligado a establecer puentes de negociación con partidos provinciales, como los de Río Negro o Neuquén.

LAs En el caso de la provincia de Buenos Aires -que elegía sólo representantes para la Cámara baja-, los 4 puntos de distancia que había obtenido la lista encabezada por Diego Santilli-Facundo Manes a la de Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan, se reducía, hacia el filo de la medianoche, a menos del 2 por ciento.

 

En la provincia de Buenos Aires, de las PASO a las generales, el peronismo pasó en las secciones Primera y en la Tercera -que concentra la mayor cantidad de votos- del 33 al 38 por ciento, y del 39,5 al 44 por ciento. Se trata de un aumento del orden del 5%, que los analistas adjudican a la movilización de las estructuras y del aparato de los intendentes.

En la competencia por las bancas de diputados, Juntos por el Cambio se imponía en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Entre Ríos, Chubut, Corrientes, Jujuy, La Pampa, Misiones y Santa Cruz. Ganaban partidos provinciales en Río Negro (Juntos Somos Río Negro), Neuquén (Movimiento Popular Neuquino). San Luis, con una coalición opositora a los Rodríguez Saá y al Gobierno, se imponía Unidos Por San Luis, de Claudio Poggi.

 

En el caso de Frente de Todos, se imponía en Catamarca, Chaco, Formosa, La Rioja, Salta, San Juan, Tucumán, y Tierra del Fuego. Alineados con el Gobierno, también se imponía en Santiago del Estero. De hecho, junto a las legislativas, los santiagueños eligieron a Gerardo Zamora, quien será gobernador por cuarta vez. Con el 74,68% de las mesas escrutadas, obtenía más del 58% de los votos. Juntos por el Cambio, que llevaba como candidata a Natalia Meme, terminó segunda, muy lejos, con 14,17 por ciento.