Con la llegada del invierno es muy común la utilización de artefactos para calefaccionar los hogares, sin embargo, no todos son seguros. Al respecto Ramón Amarilla, comisario e ingeniero en Siniestros y Seguridad Ambiental recomendó la no utilización de elementos que generen monóxido de carbono dentro de las casas, por tratarse de un gas sumamente peligroso.  

Amarilla explicó que el monóxido de carbono es un gas “altamente venenoso” que se da por la combustión incompleta de algunos materiales -madera, carbón- y cuya particularidad es que puede ingresar junto con el oxígeno sin que el organismo lo note.

Es muy peligroso porque es conocido como un gas invisible que tiene la particularidad de progresivamente ir absorbiendo parte del oxígeno que respiramos, lo que nos puede llevar hasta la muerte”, alertó.

 

El comisario precisó que este gas al mezclarse con el oxígeno, reduce la cantidad que ingresa al organismo y que este necesita para funcionar; en ese sentido señaló que si bien los síntomas no son fáciles de detectar, una persona que inhala este gas puede sentir dolores de cabeza y mareos que pueden derivar en desmayos, pérdida de la conciencia e incluso la muerte.

 

En esta época que hace frío lo que se necesita dentro de nuestras casas es equilibrar esa temperatura; por eso cualquier cosa que se utilice para esto va a generar un efecto, por ejemplo, un bracero o todo material que utilice una combustión y que genere monóxido de carbono, y eso queda dentro de nuestras casas”, explicó Amarilla.

 

Es por ello, que recomendó no utilizar ningún elemento que combustione dentro de las casas y que genere monóxido de carbono; por otro lado señaló que no es aconsejable la utilización de los hornos a gas para calefaccionar el ambiente, dado que esto también representa un peligro.

 

Además, el comisario mencionó que es importante mantener una temperatura agradable dentro de las casas, para evitar las reiteradas calefacciones; para lograr esto recomendó tapar todas las aberturas existentes en los hogares. Al mismo tiempo señaló que se debe aprovechar la temperatura del sol para mejorar el calor dentro de las casas.

 

“Todos esos mecanismos naturales van a evitar que después se tenga que utilizar algún material de combustión para aumentar la temperatura”, remarcó. Sin embargo, en caso de que se calefaccione con algunos materiales que desprenden este gas, indicó que se debe realizar en periodos cortos de tiempo.

 

Asimismo, hizo hincapié en la importancia que tiene que la combustión tenga un lugar de escape hacia afuera, para que no quede en el interior de la casa.

 

Una familia murió por inhalar monóxido de carbono

El incidente fue en Godoy Cruz y provocó la muerte de cinco personas. Una familia murió el pasado viernes por inhalar monóxido de carbono en su casa de Godoy Cruz, en Mendoza. Un bebé se encuentra internado en el hospital de niños Humberto Notti.

Ocurrió el viernes 19, en uno de los departamentos de un complejo ubicado en la calle Cerro Tolosa 1082, en Benegas. Las víctimas fueron identificadas como Fabio Díaz, de 28, Carla Patraquia, de 30 y los niños Josefina Pellegrina, de 7, Joaquín Pellegrina, de 6, y Sofía Díaz, de 1.

 

Según trascendió, un familiar fue a la casa, en uno de los departamentos de un complejo ubicado en la calle Cerro Tolosa, golpeó varias veces a la puerta y al sentir un fuerte olor a gas forzó el ingreso.

 

Se encontró entonces que los cinco integrantes de la familia se encontraban sin vida. De inmediato dio aviso al 911 y una ambulancia trasladó de urgencia a un bebé que se encontraba en grave estado. El pequeño, de cuatro días de vida, permanece internado en el hospital.

 

Las primeras investigaciones indican que la inhalación de monóxido de carbono habría sido el causante del fatal desenlace. Trabajó personal de Servicio de Emergencias Coordinado, Policía, bomberos del Cuartel Central, y Ecogas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Misionesonline