Andrea Morgenstern, ginecóloga y obstetra especificó que las embarazadas son parte de la población de alto riesgo porque se trata de personas que están inmunocomprometidas por el mismo embarazo. Por este motivo se exime a las pacientes embarazadas de la actividad laboral a fin de evitar el contagio.

Días atrás se conoció el caso de una mujer embarazada que tuvo a su bebé por cesárea y falleció a las pocas horas por las complicaciones del coronavirus. Fue uno de los cinco fallecimientos comunicados en el parte de 26 de julio.

 

En relación al tema, la ginecóloga comentó que a través de la experiencia cotidiana se descubren las implicancias de este nuevo virus que muchas veces lleva a la muerte a pacientes jóvenes o sin comorbilidades, y a medida que continúen expandiéndose los contagios habrá casos de todo tipo.

 

Se debe entender que la mujer embarazada no es una sola persona, sino que son dos, y justamente por eso debe ser mayor el cuidado personal que tenga la paciente y de la comunidad en general con estas pacientes”, indicó Morgenstern.

 

Si bien están disponibles la vacunas para las embarazadas, la especialista recordó que esto no garantiza el 100 por ciento de inmunidad, por lo que de igual manera se debe extremar los cuidados.

 

En lo que respecta a la vacunación, detalló que el Ministerio de Salud dio la posibilidad de que cada obstetra decida según sus criterios si la paciente en cueste debe vacunarse o no. En caso de vacunarse, Morgenstern recomendó a las embarazadas esperar al segundo trimestre.

 

Además, puntualizó que una embarazada es una paciente vulnerable, que al contraer Covid-19 corre el riesgo de contraer complicaciones también hacia su bebé, teniendo en cuenta que uno de los síntomas principales del coronavirus es la fiebre, y esto altera ampliamente el estado del feto.

 

Asimismo, aclaró que no se trata de una enfermedad de transmisión vertical, por lo que la embarazada no puede contagiar al bebé que está aún en la panza.

 

En este contexto, la especialista resaltó que luego de tener al bebé, la mujer continúa inmunocomprometida y debe continuar extremando los cuidados, al menos en los dos meses posteriores al parto.

 

Con respecto a la lactancia, Morgenstern afirmó que impedir lactar al recién nacido tiene más consecuencias a largo plazo que el coronavirus, motivo por el cual no se desaconseja que la madre infectada lleve adelante la lactancia con los cuidados pertinentes.

 

Finalmente, la ginecóloga y obstetra se refirió al parto respetado, y aclaró que el coronavirus no impide el parto natural, a menos que se presente una complicación. “Siempre y cuando la madre esté en condiciones y opte por el parto natural, es lo mejor”, dijo Morgenstern.

 

Embarazada falleció a causa de las complicaciones del coronavirus

 

Días atrás se conoció el caso de una mujer embarazada que tuvo a su bebé por cesárea en Misiones y falleció a las pocas horas por las complicaciones del coronavirus. Fue uno de los cinco fallecimientos comunicados en el parte de 26 de julio.

La mujer de 34 años y oriunda de Montecarlo, cursaba un embarazo e ingresó hace algunas semanas al Hospital por las complicaciones de su cuadro de Covid.

 

Los médicos decidieron tratar de demorar el nacimiento lo máximo posible para que se desarrolle el bebé. En simultáneo la salud de la mujer se fue complicando

 

El último 25 de julio por la mañana le realizaron la cesárea, nació un bebé de unas 32 semanas de gestación, que se encuentra internado en el hospital. El estado de la madre continuó agravándose y falleció ese mismo día por la tarde.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente MOL