Claudio Konopka tiene 49 años. El 4 de junio empezó con síntomas fuertes y lo internaron. Empeoró y pasó a terapia intensiva donde debieron intubarlo y allí perdió el conocimiento durante 6 días. “Prácticamente estuve muerto, luchando por mi vida”, cuenta hoy para agradecer al personal del hospital local y para ayudar a tomar conciencia sobre la gravedad del coronavirus.

Konopka es administrador del cementerio de Puerto Iguazú. Nunca tuvo una operación y ningún tipo de comorbilidades, pero fue fumador desde los 17 hasta los treinta y pico de años. En el 2006 dejó de fumar cree que esa decisión hoy le salvó la vida. En una entrevista realizada por Radio Yguazú Misiones, dejó su testimonio sobre la experiencia de haber estado cerca de la muerte y su reconocimiento a quienes lo salvaron.

“Estaba inconsciente. Al sexto día de internación se acercó la kinesióloga Constanza Cavagnaro y ahí resucito. Es como que reaccioné, comencé a moverme, a temblar hasta que me desperté y vi que alrededor mío había ocho personas más, todos luchando por su vida”, contó Konopka.

“Te enseñan a respirar, aspirar por la nariz y expirar por la boca y eso me costaba un montón”, relató Claudio.

Le pidió a una kinesióloga que lo deje morir

El hombre siguió contando que “en un momento determinado tomé de la mano a la kinesióloga Constanza Cavagnaro que estaba allí y le dije: déjame morir. Ella me respondió: ¡No, vos no te vas a morir!.  Para mí es mi ángel guardián a partir de ahora”, expresó Konopka.

Además, felicitó a todo el personal del Hospital SAMIC Local, a los kinesiólogos, enfermeras, y médicos por la muy buena atención.

Para concluir, remarcó que la gente se tiene que cuidar, utilizar los protocolos de bioseguridad como el barbijo/tapaboca, alcohol en gel, respetar el distanciamiento social.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Radio Yguazú Misiones