La historia de este can atropellado y rescatado luego de un accidente, que se tornó un fiel compañero de la guardia de prevención de la división Comando Radioeléctrico de San Javier

Tras ser embestido y abandonado en la vía pública, Black pasó por cirugías e internaciones, además le amputaron una pata y muchas desventuras más. Pero nunca estuvo solo, ya que los efectivos del Comando Radioeléctrico de San Javier lo adoptaron, cuidaron y junto a la asociación civil “Amor Animal”, lograron costear los gastos médicos, medicamentos y dieta determinada.
Es así que, desde hace ocho meses, forma parte de la guardia de prevención, cuida a quienes lo cuidaron en aquel diciembre cuando fue atropellado y abandonado a su suerte. Hoy en día, Black cambió su vida y tiene una familia que se ocupa de él junto a su entrenador, el Sargento Marabotto, con quien realiza ejercicios de recuperación para que domine su equilibrio.

La historia de Black tomó gran magnitud que recibió buenas noticias. Como ser el nuevo desafío que asumió la Escuela de Innovación y robótica que pertenece a la Escuela de Comercio N° 5 a cargo del profesor Gabriel Cardozo, quien junto al cuerpo técnico y alumnos reconstruirán con una impresora 3D una pata articulada para “Black”, miembro que le tuvo que ser amputado cuando fue embestido por un automóvil. Este jueves comenzaron los ensayos y la tan anhelada pata estaría pronta en aproximadamente un mes, mientras continúa con sus entrenamientos a cargo del Sargento Marabotto y sus tratamientos que son llevados a cabo junto a la asociación civil “amor animal”.