Un fuerte temporal de lluvia y viento se registró ayer pasado el mediodía en toda la provincia de Sur a Norte.

La lluvia cubrió a varios puntos de la provincia como Candelaria, San Ignacio, Jardín América, Leandro N.Alem, Apóstoles, Puerto Rico, Garuhapé, Oberá, Santo Pipó, Gobernador Roca, Campo Viera, Itacaruaré y El Soberbio, entre otros. En la mayoría se registraron solamente precipitaciones, aunque en algunos casos estuvieron acompañadas de fuertes ráfagas de vientos y truenos, además de cortes de luz.

Anoche el frente de tormenta avanzaba hacia la zona Norte.

Donde mayor impacto generó fue en la zona Centro. Allí los vecinos permanecieron varias horas sin servicio de energía eléctrica y hubo problemas para potabilizar y distribuir agua potable, en base a lo informado por la Cooperativa Electrica Limitada de Oberá (Celo). Sólo el microcentro y el Hospital Samic tenían el servicio anoche.

Según informó Energía de Misiones, la línea de 132 kv que une Oberá con Gobernador Roca quedó fuera de servicio pasadas las 14, por lo que de manera provisoria se realizó una interconexión con Aristóbulo del Valle hasta encontrar la falla y así poder abastecer a los servicios esenciales.

“Debido a la falta de energía, las reservas de la planta de agua bajaron a niveles de alerta. Por ese motivo y tendiendo a evitar la despresurización del sistema, se realizaron cortes de distribución en algunos sectores”, informó la Celo en un comunicado.

“Hay unos 25 municipios que dependen de la Celo que están sin luz. La falla habría sido por un pino que cayó sobre el cableado”, señaló a este medio Pedro Anderson, presidente de la Celo.

Además el titular de la entidad cooperativa indicó al cierre de esta edición que trabajaban junto a Energía de Misiones para restablecer el servicio.

Donde sí hubo alivio es en el sector productivo. Las precipitaciones son muy esperadas por los colonos en la chacra misionera para sus plantaciones y el alimento del ganado.

Además la lluvia trajo respiro por las marcas sofocantes registradas en los últimos días.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente El Territorio