María Leticia Zapata (30) y Matías Leonel Poberezny (29), quienes escaparon de Posadas hace dos meses tras concretar una estafa, fueron detenidos en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, a unos mil kilómetros de la frontera con Argentina y a más de dos mil de la capital de Misiones.

SE habia corroborado la información y pudo determinar que tanto Zapata, una instrumentista quirúrgica que fingió estar enferma de cáncer para recaudar casi 400 mil pesos, como su cómplice Poberezny, de profesión abogado, llegaron a la ciudad boliviana hace aproximadamente un mes.

Al momento de ser detenidos, limpiaban vidrios en un semáforo para vivir, en la esquina de las avenidas Ingavi y Melchor Pérez, en una zona de Cochabamba conocida como La Chimba.

En esa misma intersección, la pareja despertó hace tres semanas la solidaridad de un empresario local, quien los vio trabajando frente a sus oficinas y se acercó a ellos para conocer su historia: “Me sorprendió que eran limpios y educados, no como los limpiadores de acá, entonces me acerqué”, le dijo el cochabambino a LVM, en una comunicación telefónica vía WhatsApp.

En ese momento, los estafadores, ambos con origen en la provincia de Buenos Aires, le explicaron que lo hacían para juntar fondos y así pagar los papeles de residencia y permisos de trabajo: “Me dijeron que en Argentina les había ido mal, que estaba todo mal económicamente y habían escuchado que en Bolivia la carrera de instrumentista era bien cotizada”.

La pareja le dijo al boliviano que les habían robado todas sus pertenencias en la ciudad boliviana de Tarija, a poco menos de 200 kilómetros del puente internacional Aguas Blancas, en Jujuy, Argentina: “Empecé a darles parte de mi almuerzo y le comenté a mi viejo, que es el dueño de la empresa familiar, que podríamos ayudarles y darles un cuarto y que no gastaran y pudieran tramitar los permisos de trabajo”, recordó el hombre en diálogo con La Voz de Misiones.

Como resultado, Leticia Zapata y Matías Poberezny dormían desde la noche del último jueves en una habitación con ducha, ubicada en un galpón de la firma familiar, a unos 500 metros de la esquina en la que limpiaban vidrios al momento de ser detenidos.

Ese mismo jueves 23 de septiembre en el que se mudaron al galpón de la empresa, conocieron al dueño, quien les ofreció prestarles el dinero para que pudieran acelerar los trámites y así trabajar legalmente en el país: “Entonces mi papá me dijo que les saque fotocopias a los pasaportes, para hacer un recibo y tener un resguardo”, contó a este medio el denunciante.

En ese mismo instante, cuando estuvieron a solas, “me dijo que los googleara por si acaso, porque no los conocíamos, y ahí vimos todas sus notas”, sostuvo el empresario al referirse a las publicaciones que este medio realizó sobre el hecho de estafa, denunciado en julio pasado, tras lo cual decidió comunicarse con la redacción para dar aviso.

“Me conmovieron y caí como gil, pero me gusta creer en la bondad de las personas”, lamentó el joven boliviano, que prefirió resguardar su identidad.

Alerta internacional

Tras conocer el hecho y confirmar las identidad de ambos involucrados con familiares de Leticia Zapata, este medio se comunicó con los efectivos policiales de la Unidad Regional I de Posadas, quienes llevan adelante la investigación que se tramita en el Juzgado de Instrucción 7, a cargo de Miguel Mattos.

De esa forma, los pesquisas posadeños dieron rienda suelta al mecanismo para atrapar a los delincuentes, buscados hace dos meses y quienes tenían un pedido de captura internacional de Interpol.

Ante ello, advirtieron a sus pares de la Brigada de Cochabamba, que durante la mañana de este martes procedieron con la detención de la pareja de estafadores, sobre quienes pesarían varias acusaciones por delitos similares a los cometidos en la capital de Misiones.

Ahora, se pudo saber que se esperan las definiciones del proceso de traslado a tierras argentinas para que, finalmente, María Leticia Zapata y Matías Leonel Poberezny se sienten en el banquillo de los acusados.

Estafa cancerígena

Leticia Zapata inició una movida solidaria en la tierra colorada el pasado 28 de junio. A través de sus cuentas de Facebook e Instagram, creadas exclusivamente para configurar el delito, la bonaerense decía padecer cáncer, para lo cual además se rapó la cabeza.

En sus posteos, explicaba que necesitaba recaudar la suma 350.000 pesos para realizarse un tratamiento experimental contra el cáncer en el Hospital Alemán de Buenos Aires, luego de agotar todas las opciones en el Madariaga.

Rápidamente su historia conmociono a los misioneros, que ablandaron su corazón y decidieron colaborar con la causa, ya que la joven decía tener a su cargo a un hijo pequeño. En dos semanas, Zapata logró recaudar casi 400 pesos.

La estafa se destapó ya que, para comprobar que estaba enferma, la mujer acompañó sus publicaciones con una foto de un recetario médico que constataba la enfermedad, con los logos del Parque de la Salud de Misiones, del nosocomio local y con la firma de la médica oncóloga Paola Flores. 

No obstante, al hacerse eco de las publicaciones, la doctora denunció que el certificado era falso.

Desconcertados, los aportantes a la causa comenzaron a rastrear en internet quién era Leticia Zapata, y allí dieron con una publicación en Facebook de su hermano, Miguel Zapata, quien desmentía totalmente que la historia sea verdadera y que su hermana era víctima de presión psicológica por parte de su pareja, Matías Poberezny, quien presuntamente ya había estafado a sus suegros.

Sin embargo, luego de la presentación formal de la doctora Flores ante la Justicia de Misiones, no se supo más nada de la joven con cáncer y de su pareja, hasta hoy.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente La Voz de Misiones