Las continuas precipitaciones que vienen ocurriendo en Misiones no son suficientes para pensar en una mejora del caudal del río Paraná, a fin de normalizar la altura del mismo.

Se conoció ayer el informe mensual del Instituto Nacional del Agua (INA) de posibles escenarios hidrológicos en la región NEA de la Cuenca del Plata, durante el período octubre-noviembre-diciembre de 2021, disponible en el sitio web del ICAA www.icaa.gov.ar.

El resumen del clima señala que en el Litoral argentino se espera un trimestre con condiciones deficitarias de precipitación. Mientras que para las regiones de la cuenca de los ríos Paraná y Paraguay se espera un trimestre con condiciones normales. Para la cuenca del río Uruguay se prevé un trimestre con condiciones deficitarias.
• La región de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) presentó una fase neutral durante el trimestre julio/ agosto / septiembre. Las probabilidades de que haya un evento La Niña en los próximos trimestres son mayores al 70%.
• En cuanto a la hidrología, la bajante del río Paraná, de características extraordinarias, seguirá siendo motivo de especial monitoreo.

“La perspectiva al 31 de diciembre de 2021 no permite esperar un rápido retorno a la normalidad, con probabilidad de extenderse en los subsiguientes dos meses, por lo menos”, advirtieron desde el INA al ratificar un pronóstico agorero en cuanto a posibles grandes cambios.

 

Leve mejora, pero no alcanza

Desde el INA explicaron que “la evolución hidrológica actual y perspectiva del río Paraná en el embalse de Yacyretá el caudal entrante aumentó de manera gradual durante la primera quincena del mes. El máximo próximo a 9.000 metros cúbicos por segundo se observó el 15 de septiembre.  Desde entonces se mantiene oscilante en un rango acotado (7.000 metros cúbicos por segundo – 8.700 metros cúbicos por segundo), siendo este muy inferior al normal”.

En ese sentido, “el promedio mensual de 8.400 metros cúbicos por segundo aumentó 2.000 metros cúbicos por segundo con respecto al mes anterior, sin embargo continúa siendo muy inferior al promedio mensual de los últimos 25 años”, agregaron.

Entonces, “en octubre retomaría la tendencia descendente predominante, en aguas muy por debajo de lo normal”, dijeron.

El INA sostuvo que en el río Paraná “la descarga se comportó de manera similar, oscilante durante todo el mes en un rango acotado (9.400 metros cúbicos por segundo – 7.000 metros cúbicos por segundo). Finalizó el mes próximo a los 8.000 metros cúbicos por segundo. Se mantendrá con oscilaciones acotadas, siempre muy por debajo de lo normal. El aporte hacia el río Paraná en territorio argentino se mantendría sin una recuperación significativa durante el resto del mes en curso”.

 

La situación del río Uruguay

Según el Instituto Nacional del Agua, en el río Uruguay “durante el mes de septiembre se observó el predominio de anomalías positivas de precipitación sobre los distintos sectores de la cuenca, siendo más significativos los valores sobre las nacientes y las áreas de aporte por margen izquierda al tramo medio”.

Agregaron que, “debido a esto último, además, se observó una recarga significativa de los principales embalses y, en consecuencia, aumentó el aporte por erogación. Asimismo, el aporte en ruta se incrementó en respuesta a eventos precipitantes con acumulados moderados o abundantes”.

Consecuentemente, “los niveles medios sobre el tramo inferior aumentaron en relación al mes precedente situándose en rangos de aguas medias. A la vez, se observó un incremento significativo en los valores mínimos, aun actualmente situados por encima de la referencia de aguas bajas”.

Finalmente, sostuvieron que “las previsiones climáticas señalan el predominio del escenario La Niña, generalmente asociado a volúmenes estacionales (trimestrales) por debajo de los valores normales”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Primera Edicion